martes, 30 de abril de 2013

Happy Birthday Gran A'Tuin

Tal día como hoy, hace 30 primaveras, Sir Terence David John Pratchett consiguió publicar la que sería su cuarta novela y primera entrega de la saga Mundodisco: El Color de la Magia. Desde entonces hasta ahora, la mente preclara del caballero en cuestión ha escupido otras 38 historias más. Y 6 novelas dirigidas al público infantil (o sea, a mí). Esto sin considerar no ficción y adaptaciones para cine, tv, radio y teatro.

De esas 45 historias yo he devorado 41 como una bestia salvaje (Y mi santa madre también. Todo hay que decirlo. Aunque ella no es ni mucho menos una salvaje. Y jamás ha vertido cafeína líquida sobre una novela de Pratchett... Yo, sin embargo, creo que he deshonrado casi todas sin compasión).

Me agrada prácticamente todo lo que escribe este tipo - A día de hoy unas 53 novelas e ingentes cantidades de derivados en formatos tan diversos que me arrea una jaqueca sólo de pensarlo. Pero el Mundodisco tiene algo muy especial. Mundodisco es sarcasmo, frases lapidarias, historias tremendamente imaginativas, personajes que me gustaría guardar en un bolsillo y no soltar jamás y el cajón de sastre de todas las miserias de la sociedad actual vistas por un individuo obsesionado con los orangutanes que ha llevado el mismo modelo de sombrero durante 40 años (Y tiene un asteroide y un fósil de tortuga nombrados en su honor. No es coña). Mundodisco es algo que llevo en mi corazoncito desde la adolescencia. Algo que me ha apasionado toda mi vida de forma totalmente genuina. Algo que disfruto sin tapujo alguno como una cría en una tienda de chuches. Y me encanta.

Mundodisco también es, por encima de todo, esto:


"Aparece a lo lejos, en la parte superior, más grande que el más grande de los acorazados estelares nacidos de la imaginación de un cineasta con un productor generoso: una tortuga de quince mil kilómetros de largo. Es Gran A'Tuin, uno de los escasos astroquelonios en un universo donde las cosas no son tanto como son sino como la gente imagina que son, y lleva sobre su caparazón mellado por los meteoritos a cuatro elefantes gigantes, los cuales transportan sobre sus inmensos lomos la enorme rueda del Mundodisco.
Cambia el enfoque de la cámara, y todo el mundo se divisa a la luz de su pequeño sol orbital.-Hay continentes, archipiélagos, mares, desiertos, cordilleras y hasta un pequeño casquete de hielo en el centro. Los habitantes de este lugar, obviamente, no aceptan las teorías globales. Su mundo, rodeado por un océano circular que cae eternamente al espacio en una larguísima cascada, es tan redondo y plano como una pizza geológica, aunque sin anchoas.
Un lugar así, un lugar que existe sólo porque los dioses también tienen sentido del humor, debe de ser un mundo en el que la magia puede sobrevivir. Y también el sexo, por supuesto."
Terry Pratchett, Ritos Iguales.

Terry Pratchett publicó su primer relato a los 15 años, y no ha dejado de escribir. Yo le descubrí con 17 y no he dejado de leerle. Ni dejaré de leerle hasta que esa cabeza deje de recordar como se escribe, ya que, lamentablemente, fue diagnosticado de Alzheimer hace unos 6 años.

Felicidades al único astroquelonio vivo conocido, a los cuatro elefantes (y la leyenda del quinto)... A Ankh Morpork, Überwald, Las Montañas del Carnero... A Samuel Vimes, Havelock Vetinari, Yaya Ceravieja, Susan Sto Helit, MUERTE, Rincewind, Dosflores, Y-Voy-A-La-Ruina-Escurridizo... Y, sobre todo, gracias, Señor Pratchett. Si usara sombrero, me descubriría una vez más.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada